EL NIÑO PREGUNTON: Lavado de Ropa

Lavar la ropa, una historia interesante que cambió según la tecnología


Caminando en el centro de Isla Mujeres para llevar a una lavandería la ropa de la semana, me encontré al niño preguntón que me acompañó, ya en el local me preguntó: “¿Cómo se lavaba la ropa antes de que se inventaran las lavadoras?”….. Le dije; hasta el siglo 18 la ropa se lavaba una vez al mes y la gente disimulaba el mal olor con perfumes y desodorantes; quienes se podían dar el lujo, contrataban personas para lavar, así surgieron las lavanderas, famosas por su fuerza física y porque animaban los lavaderos públicos de los pueblos y ciudades. Estos lavaderos estaban junto a cauces de agua o piletas que se canalizaban con grandes tuberías. Las mujeres lavaban con sus manos, restregando la ropa sobre una tabla, usaban jabón elaborado con grasa animal y hervido con otros compuestos que servía para limpiar y desinfectar, por así decirlo, una vez escurrida, la ropa se colgaba en tendederos comunitarios.

Esto cambió con la revolución industrial, que abarató el precio de la tela, la gente se pudo cambiar de ropa con más frecuencia y eso aumentó el volumen de lavado, pues las mujeres usaban como mínimo tres capas de ropa interior y lo normal era lavarlas una vez a la semana y no al mes. Las personas empezaron a lavar la ropa en casa, aunque las lavanderías públicas aún daban servicio. Las construcciones para el lavado cambiaron: suelo de piedra, pilones de ladrillo y un canal de desague. El lavado se hacía en tinas de madera y en las lavanderías privadas había llaves de agua caliente y fría, además de ofrecer el secado en tendederos de madera, cerca de un horno.

 

Entonces el niño dijo: “después de lavar todo a mano, se tenía que exprimir y planchar también a mano, ¿la revolución industrial no creó algo para ayudar en esta tarea?”…… tome un poco de aíre y le respondí lo siguiente: “en 1779 se diseñó un aparato en el que la ropa se pasaba entre dos rodillos accionados con una manivela que eliminaba el exceso de agua dándole a la ropa su primer estirado, cuando la ropa estaba casi seca, se planchaba sobre una superficie cubierta con una manta. Las planchas eran de hierro y calentadas al fuego, posteriormente las tinas, las tablas y los demás útiles de madera cambiaron por zinc, hiero o vidrio, haciéndolas más resistentes y tuvieron gran aceptación. Fue a principios del siglo XX cuando el lavado cambió con la aparición de las primeras lavadoras eléctricas. Como sabes, no hay nada que inquietarse al usar una lavadora de ropa. Nos despedimos diciéndonos que el lavado de ropa es higiénico!!!”……..

 

a principios del siglo XX cuando el lavado cambió con la aparición de las primeras lavadoras eléctricas. Como sabes, no hay nada que inquietarse al usar una lavadora de ropa. Nos despedimos diciéndonos que el lavado de ropa es higiénico!!!”……..

 

Dr. Guevara.... Isla mujeres....        

 .   ..vetclinicchipie@hotmail.com

 

Comments

comments powered by Disqus