EL NIÑO PREGUNTÓN VISTA Y VITAMINA A

¿Por qué no parpadean los bebes?....la vista y la vitamina A


Durante una visita a la casa| del niño preguntón, vi que estaba intrigado, debido que su tía había tenido hace una semana un bebé. “Hola cómo estás?” le pregunté. Me contestó: “pues estoy bien, pero he estado pensando mucho sobre la manera en que nos miran los bebés” “A ver, explícame ¿Qué es lo que no entiendes de la mirada de los bebés?”….Entonces me miro de una manera seria y 1 preguntó: “¿Por qué los bebés no parpadean?”. Y continuó: “Disculpa que te pregunte esto, pero es que he observado al niño recién nacido y he visto que no parpadea como nosotros”. Le repliqué; “No te disculpes por preguntar, el hecho de preguntar es prueba de una mente abierta para aprender.

Por eso siempre se debe preguntar sobre las cosas”. Nos acomodamos en sendas hamacas y así empecé a responder a su pregunta.

“Debes saber -le dije- que los recién nacidos no parpadean por la simple razón de que no necesitan hacerlo. Los bebés duermen durante mucho tiempo y sólo abren sus ojos breve tiempo. Tú y yo parpadeamos alrededor de 15 veces por minuto y lo hacemos para que, en cada movimiento de las pestañas, lubriquemos los ojos para evitar que se sequen, pues son muy sensible y cuando los tenemos abiertos, su superficie se expone a muchas agresiones del medio externo, por ejemplo, el polvo y para que tu visión sea clara, tus ojos necesitan estar bien limpios. Las pestañas humedecen las superficies de los ojos”.

Y continué; “Imagínate que quisieras mirar a través de unos lentes sucios, pues verás mal y no te sentirás confortables al observar todo lo que te rodea. Sería el mismo resultado si tus ojos estuviesen sucios y para evitar esto, los ojos utilizan las lágrimas para lubricarse y limpiarse. El hecho de parpadear es un reflejo propio del organismo, pues abriendo y cerrando los párpados, las lágrimas limpian y dejan una pequeñísima capa de protección y como la mayoría de los reflejos son adquiridos, al nacer un bebé no tiene este reflejo debido a que como te dije antes, duerme durante mucho tiempo del día. Este reflejo nos toma alrededor de ocho semanas para empezar a desarrollarlo, y te diré que los bebés son hipermétropes, esto quiere decir que no distinguen bien los objetos que se encuentran cerca. La visión mejora entre tres a seis meses después del nacimiento”.

“¡puf!, tanto para poder ver bien” me respondió el niño preguntón y siguió: “todo esto está bien, pero si los bebés mejoran su vista mucho tiempo después de su nacimiento, pues se les podría ayudar dándoles de comer zanahorias”. … “Y me preguntó ¿es verdad que las zanahorias mejoran la vista?”. Respondí que sí.

Para ejemplificar le pedí que trajera una zanahoria y entonces empecé a explicarle; “Para que nuestros ojos funcionen de una manera correcta, necesitan de la vitamina A”, y ara variar fui yo quien preguntó: “¿tú sabes que es la retina?”. El niño preguntón me miró medio serio y me contestó que no! Le expliqué, la retina es una membrana que cubre el fondo de ojo y es muy sensible a los rayos luminosos. Ahí se encuentran los conos, que son las células responsables de ver en colores, y los bastones son células responsables de ver en blanco y negro. La vitamina A contribuye a la regeneración de una molécula que se llama purpura retiniana, que forma una sustancia llamada rodopsina y la encontramos en las células bastones que permiten ver cuando hay poca luz.”

El niño le dio una mordida a la zanahoria y preguntó: “¿Es que hay solamente vitamina A en las zanahorias”. “No”, le dije, “La vitamina A está en todas las frutas y verduras que tienen mucho color como los jitomates, las naranjas,  los duraznos, el brócoli, los espárragos, la calabaza y hasta en  el aceite de hígado de peces”.

El niño continuó comiendo su zanahoria y me preguntó, “¿La vitamina A es buena sólo para la vista?”. “No” le respondí, “la vitamina A ayuda a mantener en estado la piel, a resistir a las enfermedades, ayuda a prevenir la anemia y ayuda a mantener en buena forma los huesos”.  Terminé diciéndole. “así que es muy bueno alimentarse de frutas y verduras, además de todo lo que cocina tu mamá en casa”. El niño preguntón terminó de comer su zanahoria y nos fuimos a conocer al bebé, al que, por cierto, encontramos bien dormidito.

 

 

 

Dr. Delfino GUEVARA

 

Isla Mujeres, Quintana Roo

Fase book

vetclinicchipie@hotmail.com

 

 

 

 

Comments

comments powered by Disqus